Visitar el área Natural Protegida Piedra Parada, en Chubut, es sin duda, un viaje que remonta al pasado, a un sitio de enorme riqueza geológica, arqueológica y paisajística.

Vestigios de una erupción volcánica producida hace 50 millones de años, se convierten en una experiencia única en su tipo en toda la Argentina.

Además de visitar ese lugar imponente, hay otras actividades que son un valor agregado como la pesca deportiva, el trekking y la escalada en roca.

Luego de recorrer 120 kilómetros desde Esquel, provincia del Chubut, se encuentra el área Natural Protegida Piedra Parada, un sitio único en su tipo en toda la Argentina.

Cuando se produjo la erupción, parte de la lava de lo profundo de la tierra, salió a la luz y luego se convirtió en minerales.

Lo atestiguan las rocas de colores amarillo, verde, gris, rojo y rosado que se visualizan en las proximidades del volcán.

La lava que fuera parte de la caldera del volcán, dio origen a esta enorme roca de 210 metros de altura.

Un viaje al pasado

En plena estepa patagónica y en medio del valle del Río Chubut, además de la Piedra Parada, se encuentran geoformas muy peculiares.

Las antiguas paredes con huellas del material incandescente también atesoran pinturas rupestres que dejaron las poblaciones antiguas de la zona.

Es posible acceder a ella desde la ruta y con medios propios, pero si se quiere conocer cada detalle y los secretos de la región, conviene contratar una excursión guiada.

Al cruzar el río Chubut, a pocos metros de la piedra, se ingresa al cañadón de la buitrera, de tres kilómetros de largo, flanqueado por paredones de 150 metros de altura, que van disminuyendo gradualmente a medida que se avanza hacia el interior del área.

Esas paredes contienen rutas de escalada, cuevas y son el hábitat de aves, reptiles y roedores locales como el chinchillón.

Datos de interés

La distancia desde Esquel a Gualjaina es de 90 km; este poblado es el último punto con servicios en el camino a la zona del área protegida, que está ubicada unos 30 km más al Este.

Al área Natural Protegida llegan escaladores de todo el mundo, para disfrutar de las vías existentes.

En 2013, Piedra Parada fue sede del Petzl RocTrip, una de los encuentros de escalada más importantes del mundo, lo que significó una enorme difusión para la zona.

Las excursiones se pueden contratar en las agencias de turismo de la ciudad, con servicio de guía de turismo, para no perderse de nada.

Así se conjugan vuelo imaginario y elevación del espíritu, que suman a este fantástico reservorio del origen del planeta, una aventura que despierta al visitante el interés por todo lo que uno disfruta y puede realizar. (NA)