La tirolesa o canopy es una disciplina deportiva que une las copas de los árboles a través de cables de acero nació en las selvas tropicales de Costa Rica, pero en Villa La Angostura se puede disfrutar apreciando la naturaleza de los frondosos bosques patagónicos, con sus diferentes especies autóctonas, atravesado lagos y rios cristalinos de una de las regiones más bellas y vírgenes del mundo.

Se recorren distancias de 30 a 300 metros, según los tramos, a un promedio de 23 kilómetros por hora, en circuitos que están realizados por personal especializado en donde las estaciones y los puntos de amarre han sido colocados teniendo en cuenta no dañar a los árboles.

Los responsables del circuito son los que proveen del equipo necesario: arneses, poleas, cascos y guantes, además de ofrecer una charla instructiva a los visitantes. Uno de los circuitos está ubicado en el centro de turismo aventura La Piedra, y el segundo con que cuenta la localidad está en la base del Cerro Bayo.

El circuito de La Piedra posee tramos con distintas dificultades que van desde los 3 metros de altura a los 50 -para los más valientes-, lo que asegura diversión y adrenalina para todos, y en este centro de aventura se pueden realizar otras actividades como Fourtrax, escalada, rappel y actividades para los más chicos.

Este centro recreativo cuenta con tras modalidades de tirolesa: el Mega Canopy, de 9 tramos de cable, 1300 metros de recorrido y una altura máxima de 50 metros; que tiene un costo de 350 pesos. Por otro lado, el Súper Canopy tiene 7 tramos de cable, 850 metros de recorrido, en el que se alcanza una altura máxima 20 metros a un costo por persona de 300 pesos.

Finalmente, para los más pequeños y menos experimentados, está el Canopy Kids, con cuatro tramos de cables, 350 metros de recorrido, una altura de 6 metros y un costo de 200 pesos por persona.

“La idea es que todo el mundo la pase muy bien, que no haya ningún tipo de impedimento. Contamos con 10 guías especializados que garantizan al mismo tiempo la mayor diversión y seguridad”, explicaron los responsables del Centro.

Por su parte, la tirolesa que se encuentra en la base del Cerro Bayo posee un recorrido total de 1.600 metros, uno de los más largos de Sudamérica, con 11 plataformas desde las que se observan increíbles vistas panorámicas, atravesando el bosque, volando en silencio a través de coihues milenarios.