La próxima semana se cumple el quinto aniversario desde que Tim Cook se convirtió en el CEO de Apple. El ejecutivo de 55 años admite que reemplazar al cofundador de la empresa Steve Jobs no ha sido fácil.

“Es un trabajo un poco solitario”, dijo Cook en una amplia entrevista con The Washington Post. “El dicho de que (el puesto de CEO) es solitario es completamente verdad”, aseguró.

En los últimos años, Cook ha continuado el legado de Jobs en más de un sentido. Apple, que tuvo unos USD 230 mil millones en ingresos en 2015, se sitúa como la compañía más valiosa y más rentable en el índice S&P 500.

Bajo su liderazgo, el gigante de la tecnología logró vender más de mil millones de de iPhone, aumentó significativamente su línea de productos y se extendió enormemente en China, donde ya cuenta con un total de 41 tiendas de ventas al por menor. Un gran salto si se tiene en cuenta que sólo contaba con cuatro en 2011.

A continuación algunos extractos de la nota del Washington Post a Tim Cook, donde se ve su estilo de liderazgo y cómo se las ingenia para lidiar con la soledad y los fracasos:

Sobre ser un CEO “no tradicional”:

“Pienso en un CEO tradicional como alguien que está separado de los clientes”, dijo Cook, que añadió que algunos directivos ponen demasiado énfasis en que su trabajo se base en balances de pérdidas y ganancias, el estado de los ingresos y gastos.

Mientras que está de acuerdo en que todos estos factores son importantes, Cook todavía cree que hay una mayor responsabilidad sobre las comunidades, los empleados, los países en los que Apple opera y, como él mismo dice, “todo el ecosistema de la empresa”. “Si usted se preocupa por el rendimiento a largo plazo para los accionistas, todas estas otras cosas son realmente críticas”, explicó.

Cómo lidiar con la crítica:

“[Al ser CEO,] te elogian y te critican constantemente”, analizó Cook. “Y todo eso puede suceder en un día. Uno aprende. Mi piel es sustancialmente más gruesa después de agosto de 2011 [cuando suplantó a Jobs]”.

El asesoramiento de sus pares:

Cook, que hizo pública su homosexualidad en una columna de Bloomberg en 2014, se acercó al periodista Anderson Cooper para que lo asesorara antes de su anuncio.

“Pensé que la forma en que manejó el anuncio fue muy elegante”, dijo Cook. “A un CEO le corresponde no sólo escuchar puntos de vista sino, en realidad, solicitarlos”.

Los vínculos con la gente:

“Hay que reconocer que uno tiene puntos ciegos. Todos los tenemos. Los puntos ciegos se mueven, y uno no sólo quiere que lo rodee gente realmente brillante, sino gente que va a demandar lo mejor de usted”, explicó. “Gente que ayude a amplificar aquello en lo que uno es bueno. Y luego también personas que hacen lo que usted no puede y nunca podrá hacer”.